Francisco denunció los “intereses oscuros” que devastan Siria e Irak