Gianinna y un palo para Ameal: “Cuántos corazones sin memoria”