Gómez Centurión: “En la Aduana podría haber muerto”