Hallan vestigios de una antigua civilización de más de 1.500 años que vivía a 3.400 metros de altura