“Hay que evitar que las salas de juego se multipliquen”, afirmó un diputado radical