Increible: Muerte y milagro en Escobar

El cuerpo fue hallado al mediodía en una zona despoblada. Se calcula que llevaba unas diez horas allí. Sobre el pecho estaba el bebé de siete meses, en perfecto estado de salud. “Tuvo un Dios aparte”, dijo un jefe policial. La hipótesis es que se trató de un crimen de género.

Una joven fue encontrada ayer muerta con su bebé de siete meses, vivo, sobre su pecho, a la vera de un camino rural del partido bonaerense de Escobar. La policía investiga si se trató de un crimen producto de la violencia de género.

Pamela Biosa, de 21 años, que vivía en el barrio Stone, de Escobar, fue hallada alrededor de las 12 en una zona rural. “Un vecino de Matheu que cartoneaba por el lugar vio el cuerpo sin vida de la mujer”, dijo el comisario mayor Carlos Alvarez, de la Jefatura Departamental Zárate-Campana. La joven tenía cortes en el rostro y un traumatismo de cráneo que, se supone, fue la causa de su muerte.

De acuerdo con el relato policial, cuando los efectivos llegaron al lugar hallaron el cadáver de Biosa embarrado y ensangrentado. “El bebé estaba sobre el pecho de la mamá y fue trasladado al hospital de Escobar. Está sin ningún tipo de lesiones y su estado de salud es muy bueno”, afirmó Alvarez, quien además consideró que el niño “tuvo un Dios aparte al no haber sufrido hipotermia” y no resultar “lastimado” por los animales del lugar.

La fiscal de Escobar, Beatriz Molinari, convocó a la Policía Científica para que revisara el cuerpo y recolectara evidencia. Más tarde, un vocero de la policía señaló que los forenses advirtieron que Biosa presentaba “lesiones contuso-cortantes en la frente, mentón y labio y un traumatismo craneano importante que pudo haber sido producido por algún golpe”.

Los peritos estimaron que la mujer había fallecido unas diez horas antes de encontrarse el cadáver, aunque se aguarda los resultados de la autopsia que determinará la mecánica de la muerte. En tanto, “la criatura ha estado desde la madrugada, o desde horas muy tempranas, a la intemperie, con el frío que ha hecho en esta zona”, indicó el jefe policial.

Junto al cuerpo se encontró el teléfono celular y, a pocos metros, la mochila de la mujer con efectos personales como su documento de identidad, el del bebé y algo de dinero. También “había una especie de changuito en el que lo había transportado la madre (a su hijo)”, indicó el comisario, quien al confirmar que a la víctima “no le falta ningún elemento” descartó “la hipótesis del robo”.

Alvarez afirmó que tampoco creen que se trató de un ataque sexual, ya que la víctima “estaba vestida y no presentaba signos de una violación”. Indicó, por otra parte, que se “encontraron en distintos lugares manchas posiblemente hemáticas” y “signos de defensa”, por lo que sospecha que el acto ocurrió “a dos o tres metros” de donde se encontró el cadáver.

Comentarios

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *