La Argentina cerró más acuerdos con bonistas que seguían en default