La Bombonera, cada vez con menos entradas disponibles para la final