La carta de un profesor uruguayo que se cansó de competir contra el WhatsApp