La compleja tarea de comer frutas en la calle sin recibir insinuaciones