La desaparición de una nena movilizó a un barrio y estaba debajo de la cama