La dolorosa confesión de la mamá de Fernando Báez Sosa

Fernando Baéz Sosa murió en la madrugada del 18 de enero de este año, tras ser brutalmente agredido en la puerta de un boliche en la ciudad de Villa Gesell. La investigación del caso continúa en pie, para determinar la responsabilidad de cada uno de los rugbiers acusados. A casi cinco meses del hecho que conmovió a todos los argentinos, los padres de la víctima contaron cómo llevan su día a día. 

Graciela Sosa y Silvino Báez piden justicia por la vida de su hijo. Tras el asesinato de Fernando, ambos encabezaron las multitudinarias movilizaciones que se realizaron en las calles de Buenos Aires. Sin embargo, la cuarentena social, preventiva y obligatoria les imposibilita marchar cada 18 del mes.

El padre de Fernando declaró que el aislamiento es peor para el duelo. “Antes teníamos a nuestras familias que venía a casa y podíamos distraernos, nos preguntaban cómo estábamos. Hoy no los podemos ver”, dijo Silvino.

Por otro lado, Graciela realizó una desgarradora confesión: “Tomé coraje y miré el video a escondidas. Yo creo que nunca más seré la de antes. Le ruego a Dios todos los días para que me de fuerza y que esto no le pase nunca más a ningún otro chico”.

“Ese día yo tenía que ir a trabajar, habíamos puesto el despertador, agarré el celular y encontré que me estaban llamando. Una señora me dijo que mi hijo había tenido un accidente, yo en ese momento ya me estaba agarrando ropa para salir para Villa Gesell. Al rato, vuelve a sonar el celular y era un comisario. Él nos lo dijo como si nada, que nuestro hijo estaba muerto“, relató Graciela.

(Mitre)

Comentarios

Comentarios

comentarios