La hija de Julieta Cardinali y Andrés Calamaro cumplió 12 años y parece un clon de su madre