La Iglesia instó a los sacerdotes a ser mediadores entre Dios y el mundo