La Iglesia recomienda abstinencia de carne roja, pero no exige comer pescado