La inundación y la declaración jurada, le jugaron en contra a Macri y Scioli