La “monja abusadora”: el monstruo menos pensado del Instituto Próvolo