La operación, una solución posible para Messi