La súper bomba de EEUU mató a 36 yihadistas en Afganistán