Las empresas de consumo se muestran cautelosas, pero anticipan aumentos de precios por la suba del dólar