Lázaro Báez quiere acogerse a la moratoria fiscal que lanzó el Gobierno