Los kelpers ratificaron su plan para exigir visa de entrada a los argentinos