Lula aparece como favorito de cara al 2018 al ritmo de la caída de imagen de Temer