Más de dos millones de ortodoxos rusos se zambullen en aguas heladas de lagos y ríos