Mauricio Macri se tomó seis días de descanso en el sur del país