Mauricio Macri y el papa Francisco juegan al ajedrez