Mendoza está blindada a la espera de la Supercopa entre Boca y River