"Mi hijo quedó afónico de tanto gritar el gol"

En algún rincón de un Cilindro en llamas, acompañado de su familia, el grito de Leandro se mezcló entre otros 55.000 que, unidos, confluyeron en un sonido guardado para siempre en los tímpanos de todos. A su alrededor había un aluvión de emoción: abrazos del alma, llantos de alegría, caras desencajadas con sonrisas que no entraban en ellas, pechos con taquicardia. Leandro es Leandro Milito. Es el mismo que festejó cuando su padre, en Italia, le anunció que volvía a Avellaneda. Leandro tiene siete años y una garganta en reparación… “Mi hijo estuvo en la cancha, quedó afónico de tanto gritar el gol. Es muy fanático de Racing. Lo vive de una manera muy especial”, reveló el delantero en ESPN Radio Sur (AM 630 y FM 107.9).

Su “nene”, como lo llama el Príncipe, se acostumbró a gozar de las satisfacciones que le regaló su padre. Así como vibró con Diego en la obtención de la Champions con el Inter en 2010, de más grande se conmovió al conocer una noticia. “Leandro enloqueció de felicidad cuando le comenté que iba a regresar a Racing. Está chocho”, le decía la estrella de la Academia, a Olé, hace unas semanas. Si el chico estaba encendido antes de verlo ponerse la casaca de Racing, ahora es un fana más de este equipo líder que tiene en vilo a su gente, ilusionada, con nervios alterados, muy soñadora.

-Volviste por la gloria. ¿Cómo vivís esto? -Disfruto mucho de este momento. Cuando me fui, siempre supe que iba a volver. Es único vivir esta situación. Es una enorme satisfacción vernos ahí arriba. Pero todavía no ganamos nada. Nos quedan dos finales. Tenemos que mantener la tranquilidad.

-¿Jugaron con el carácter que necesita un equipo para ser campeón? -Sabíamos lo que nos estábamos jugando. Era una final y la jugamos como tal a pesar de que River puso a varios juveniles. Y también jugamos contra la ansiedad, pudimos manejar la presión ante la gran cantidad de gente que hubo.

-¿Te sorprendió que River pusiera tantos suplentes? -Es difícil opinar desde afuera. Gallardo sabrá lo que hizo. River hace bastante tiempo que viene peleando dos campeonatos y sabemos lo difícil que es eso. Prefiero no opinar, sería injusto porque no estoy en el día a día de River.

-¿Es difícil mantener la calma con los hinchas tan eufóricos? -Después del empate contra Olimpo nos juramos sacar 18 puntos en juego e ir partido a partido. De a poco fuimos ganando y ahora nos encontramos en esta situación de privilegio. Pero lejos de festejar, nos falta mucho. Debemos pensar exclusivamente en Central, nuestro próximo rival. Todavía somos un equipo que está en formación y necesita tiempo. Hemos crecido como grupo, dando pasos muy grandes hacia adelante, recuperándonos ante las adversidades.

-¿Este momento es similar al que pasaste en el campeón de 2001? -Es imposible no acordarse de 2001. Llegar a la cancha y ver al estadio con tanta gente se asemeja a aquella época. Pero cada equipo tiene su impronta. Rescato el hambre de este grupo.

-¿Qué jugadores te impactaron más? -Hay varios de los refuerzos que me sorprendieron. Demostraron un gran carácter para ponerse una camiseta como la de Racing. La gran mayoría ha dado la talla y está demostrando que son grandísimos jugadores. Lo de Bou es un caso emblemático. Llegó en silencio, fue criticado y demostró con creces lo que es como jugador. Muy Importante para nosotros.

-Cocca había sido muy cuestionado. ¿Qué opinás al respecto? -Está muy bueno que se haya podido mantener el proyecto de Cocca, más allá de algunas dificultades en el inicio. Es cuestión de tiempo, no es fácil jugar bien de un día para el otro. Estuvo muy bien la dirigencia en aguantar las turbulencias. Siempre estuvimos concentrados en lo que teníamos que hacer, manteniéndonos al margen en el año electoral.

-Arrastrás cuatro amarillas. ¿Eso cambia en algo tu forma de jugar? -Lo pienso, pero trato de que no me condicione. No soy un jugador al que le saquen amarillas seguido.

El Príncipe está ilusionado. Intenta bajar los decibeles, pero es difícil.

Fuente: Olé.

Comentarios

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *