Ministerio de Salud recomienda usar drogas dentro de “ensayos clínicos” para pacientes con Covid-19

El Ministerio de Salud de la Nación emitió nuevas directivas en las que recomendó la utilización de medicación en el contexto de “ensayos clínicos” sobre el nuevo coronavirus, luego de que la OMS suspendiera el uso de hidroxicloroquina para pacientes con la enfermedad hasta evaluar su efectividad y ante la falta de evidencia científica que respalde cualquier droga como tratamiento específico.

“No hay datos clínicos suficientes para recomendar a favor o en contra el uso de cloroquina o hidroxicloroquina, remdesivir, lopinavir/ritonavir, interferón ni terapias inmunomoduladoras para el tratamiento de Covid-19”, expresaron las nuevas recomendaciones del Ministerio publicadas anoche.

El documento, que reemplaza a otro en el que se recomendaba según criterios médicos el uso de hidroxicloroquina y de lopinavir/ritonavir, deja en claro que “estas recomendaciones se encuentran en revisión permanente y están sujetas a actualización según la evolución de la pandemia a nivel local e internacional y la evidencia científica disponible”.

“Con estas recomendaciones el Ministerio no aconseja ni desaconseja, lo que deja en claro es que no hay evidencia suficiente de que ninguna droga sirva, entonces lo que sugiere de algún modo es que su administración sea en el marco de ensayos clínicos, es decir, de estudios que nos permitan reunir esa evidencia”, describió hoy a Télam el infectólogo Gustavo Lopardo.

Y continuó: “Esto de ninguna manera significa que esas drogas estén prohibidas”.

Lopardo, quien es parte del Comité de Expertos que asesora al ministerio de Salud de la Nación, detalló que el fin de semana pasado “hubo una reunión del Comité Ejecutivo que conduce el estudio Solidarity por la hidroxicloroquina que es una de las drogas que se estaba estudiando como candidata para el tratamiento de personas con Covid-19 en este ensayo clínico que la OMS está impulsando en distintos países (entre ellos Argentina) con el fin de reunir la mayor cantidad de evidencia para determinar cuál es la mejor”.

“Esta reunión se debió a que hubo algunas publicaciones, en particular una en la prestigiosa revista The Lancet, que decía que las personas que recibieron hidroxicloroquina no mostraban beneficios pero incluso sugería que había mayor riesgo de tener arritmias, lo que sería una complicación grave y peor evolución”, sostuvo Lopardo.

El especialista señaló que “la OMS actuó de forma muy prudente y suspendió la rama del Solidarity que era tratada con esta droga hasta que se revise la evolución de los pacientes que habían sido tratados con la hidroxicloroquina dentro del estudio” y dijo que “es probable que en unos días diga si continúa con esta droga o la suspende definitivamente”.

Lopardo, uno de los que coordina el estudio Solidarity en Argentina, informó que en el país “no había ninguna persona tratada con hidroxicloroquina” en el marco de ese estudio y enfatizó que “esta droga no está prohibida” y que en caso de que un paciente esté en este momento siendo tratado con ella “deberá ser el equipo médico el que evalúe si continúa o no con ese tratamiento”.

Las otras drogas que forman parte del Solidarity son la combinación de dos antivirales (lopinavir/ritonavir), que se utilizan para el tratamiento de personas con VIH, y el interferón que actúa sobre el sistema inmune, ya que el nuevo coronavirus o SARS-Cov-2 genera en los pacientes graves una respuesta exagerada del sistema inmunológico que termina “atacando” al propio cuerpo.

En los centros de salud los profesionales utilizan las drogas sobre las que hay mayor evidencia; por lo que la nueva recomendación del Ministerio apunta a que estos tratamientos se inscriban en el marco de alguno de los estudios que se están realizando, más allá del Solidarity.

Martín Hojman, médico Infectólogo del Hospital General de Agudos “Bernardino Rivadavia”, describió a Télam que “al no haber tratamiento que esté científicamente comprobado, y por lo tanto no hay droga que en sus indicaciones diga que es para Covid-19, para suministrar una medicación hoy el paciente debe firmar un consentimiento”.

El especialista indicó que dejó de utilizar la hidroxicloroquina por precaución y describió que “muchos colegas están utilizando otras drogas que están en estudio como ivermectina o moduladores inmunológicos cuando ven que los pacientes se han agravado”.

“También se están realizando protocolos de investigación con plasma convaleciente como complemento de los tratamientos, esto coordinado por el ministerio de Salud de Nación junto al Conicet y otros organismos”, explicó.

Por su parte, Eduardo San Román, jefe de Terapia Intensiva del Hospital Italiano, sostuvo que ante la falta de evidencia de un tratamiento específico, “se estaba probando entre otras drogas con la hidroxicloroquina por su efecto anti-inflamatorio regulador del sistema inmunológico, pero lamentablemente, y digo así porque es una droga muy barata, no dio resultado y hubo alguna evidencia de que puede provocar muerte asociada a arritmias cardíacas”.

El médico intensivista detalló que en el centro de salud están utilizando lopinavir/ritonavir y amoxicilina/sulbactam y azitromicina (antibióticos) porque “muchos pacientes tienen enfermedad bacteriana asociada al pulmón y de esta manera se previene la sobreinfección”; además “también se indica heparina en dosis profiláctica”.

En relación al plasma de convalecientes, sobre el que el Italiano desarrolló un protocolo para su recolección, el especialista explicó que “aquellas personas que tuvieron la enfermedad desarrollan anticuerpos y si estos son suficientes y de ‘buena calidad’ pueden ser muy útiles” para quienes están cursando la Covid-19, “sobre todo en la etapa precoz”.

“Si bien se trata del tratamiento más racional porque tiene anticuerpos específicos, no está tampoco exento de efectos adversos porque las formas de alergias pueden estar vinculadas a la transfusión del plasma de un individuo a otro, por lo que también hay que estar atentos a los resultados”, concluyó.

Comentarios

Comentarios

comentarios