Murió Carl Reiner, una leyenda de la comedia norteamericana

A los 98 años, murió el actor, productor, director y guionista Carl Reiner, una de las leyendas de la comedia estadounidense que, junto a Mel Brooks, cambió el humor tanto de la televisión como del cine en Hollywood.

De acuerdo lo que publicó el sitio Variety, la muerte de Reiner fue en su casa de Beverly Hills y se debió a causas naturales, según confirmó Judy Nagy, la asistente personal del comediante.

Reiner trabajó más de 70 años en Hollywood. Incluso estuvo involucrado en algunos proyectos hasta hace unos meses. Su mayor éxito lo alcanzó durante las décadas del 60 y 70, época en la que creó El show de Dick Van Dyke, uno de los programas cómicos más exitosos de la historia, con el que ganó tres de sus nueve premios Emmy.

Además, formó parte de Caesar’s Hour, otro programa que inventó parte de la estructura de los shows de humor con gags y sketches que hubo desde entonces. Allí fue parte del elenco donde trabajó Howard Morris, Larry Gelbart y Mel Brooks, con quien forjó una gran amistad. Ambos crearon un gag adelantado a su época: The 2000 Year Old Man.

El actor también dirigió comedias exitosas como ¡Oh, Dios mío!, de 1977, The Jerk, de 1979 y con Steve Martin, y la recordada Hay una chica en mi cuerpo, de 1984, que marcó el tono del humor en el cine durante esa década.

En los últimos años, Reiner estaba ligado a la actuación tanto en films convencionales como en series y películas animadas. Muchos lo recuerdan como uno de los ladrones de La gran estafa, de Steven Soderbergh, con George Clooney y Brad Pitt, pero también puso su voz en Padre de familia, American dad y Toy Story, entre otras.

La grandeza de Reiner no solo estuvo en los roles que interpretó, los libretos que escribió o las ficciones que dirigió. También exponía su compromiso con lo social en las redes, con críticas feroces a la gestión de Donald Trump y el apoyo a los sectores de ese sociedad afectados por el racismo y la intolerancia. (TN)

Comentarios

Comentarios

comentarios