Murió una nena santiagueña que fue atropellada por el auto que conducía su padre