“No aceptan ninguna oferta”

El ministro de Economía viajó junto al jefe de Gabinete a Brasil para afianzar la agenda bilateral. Antes cuestionó a los buitres por rechazar toda propuesta argentina y también a las consultoras que hablan de una inflación del 40 por ciento.

El jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, y el ministro de Economía, Axel Kicillof, dialogaron ayer con representantes del gobierno de Brasil sobre la relación bilateral, tanto en comercio como en el sector automotriz y en materia de energía. El encuentro fue en Brasilia, en el marco previo a la asunción de las nuevas autoridades económicas de ese país, tras la reelección de Dilma Rousseff. Antes de partir, Kicillof se refirió a los fondos buitre, al mencionar que “lo que quieren es tirar abajo el canje” de deuda, y agregó que “no han querido aceptar ninguna oferta del gobierno” argentino.

Kicillof afirmó que “el problema central de la deuda externa es que los buitres no quieren arreglar”. En una conferencia en el Aeroparque metropolitano, junto con el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, y antes de partir con destino a Brasil para mantener reuniones bilaterales, Kicillof afirmó que “los fondos buitre no han querido aceptar ninguna oferta del gobierno” argentino. Afirmó además que si la Argentina hubiese pagado el fallo a favor de los buitres “habríamos tenido una catarata” de juicios en el juzgado de Thomas Griesa, y aseveró que “lo que hacemos es defender la formidable reestructuración de deuda”. En ese sentido, afirmó que Argentina se ha desendeudado y que es “la envidia” de los países de la región y de todo el mundo.

El ministro también se refirió a la polémica sobre los índices de precios. Sostuvo que “incluso observando consultoras con metodologías que son mezcla de mística, chantería y oscuridad, ninguna de ellas siquiera da esos valores” (40 por ciento anual). “La cuestión tiene que discutirse con seriedad. Hay mucha intencionalidad política y el propio periodismo debería hacerse eco de la discusión en torno de la seriedad de esas consultoras”, afirmó Kicillof, quien insistió en definir como un “mamarracho absoluto” el índice de precios difundido en el Congreso por sectores de la oposición.

En tanto, Kicillof adelantó que “en las reuniones con el jefe de la Casa Civil de Brasil vamos a tratar cuestiones relacionadas con la inversión, el comercio y la integración productiva”. “Vamos a reafirmar la idea de que el Mercosur no es sólo una unión aduanera, sino un proyecto de integración nacional y entre ambas naciones, lo cual, en el marco industrial y productivo, ya es un hecho”, dijo el ministro de Economía. Indicó, además, que “nuestras industrias están interconectadas y todo el tiempo intentamos impulsar una agenda de temas que abarcan las cuestiones más variadas”, concluyó.

En la reunión con funcionarios brasileños “se analizaron estrategias de integración productiva para el desarrollo de diferentes ramas de la industria, como la automotriz, siderúrgica, naval, aeronavegación, como así también en materia de energía y comercio”, aseguró la cartera que dirige Kicillof. Las conversaciones fueron llevadas adelante con el jefe de Gabinete, Aloizio Mercadante; el canciller Luiz Alberto Figueiredo; el viceministro de Hacienda, Paulo Caffarelli, y el asesor presidencial, Marco Aurelio García. Además se acordó la utilización de un software en ambos idiomas, donde se concentrarán todos los temas relacionados con asuntos políticos e institucionales, asuntos económicos y comerciales y de cooperación multilateral. De esta manera, reunirán todos los ejes de la integración entre ambos países “con una permanente actualización, que permitirá un seguimiento pormenorizado”.

Antes de partir con destino a Brasilia, Capitanich –en una conferencia de prensa brindada con Kicillof– adelantó que durante la audiencia que iban a mantener con funcionarios del vecino país iban a avanzar en el análisis sistemático de la “agenda bilateral” teniendo en cuenta “que es nuestro principal socio estratégico comercial”.

Kicillof, por su parte, señaló que la reunión “responde a una agenda permanente que el gobierno argentino tiene con el gobierno amigo de Brasil, que es nuestro principal socio comercial”. “Es una agenda muy nutrida, tiene temas vinculados con la inversión, el comercio, la integración productiva, la verdad que lo que vamos a reafirmar como siempre es la idea de que el Mercosur no es simplemente una unión aduanera, sino un proyecto de integración regional, y entre ambas naciones esa integración en el marco industrial y productivo es un hecho”, dijo el ministro. “Hay muchas industrias que trabajan a un lado y otro de la frontera entre Argentina y Brasil, están tremendamente interconectadas ambas economías, por lo tanto todo el tiempo intentamos impulsar desde los dos lados una agenda de temas que abarca las cuestiones más variadas”, resumió el titular del Palacio de Hacienda.

Comentarios

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *