“No hay coima” en la obra pública