“No voy a quedarme callada”, dijo Serena Williams sobre la violencia racial en EE.UU.