Nocioni, entre el apoyo y una chicana a Scola