Obama le restó importancia al insulto que le propinó el presidente filipino