OPINIÓN. Garantizar el “cifrado” es defender nuestros derechos