Para Burgos, la única política que promueve el proyecto “es la de la muerte”