Para Gómez Centurión, Rusconi es parte de una maniobra para desplazarlo