Patricia Bullrich y Gómez Centurión hicieron las paces y le bajaron el tono a la interna