Pese al rechazo de Bolsonaro, investigadores brasileños insisten en impulsar confinamientos

La Fundación Oswaldo Cruz (Fiocruz), el principal instituto de investigación brasileño, advirtió este miércoles que el coronavirus “permanece en circulación intensa en todo el país” y advirtió que los confinamientos son una receta imprescindible, pero el presidente Jair Bolsonaro sigue rechazándolo por sus impactos económicos, a pesar de que el país superó ayer las 4.000 muertes en un día a causa de la Covid-19.

Previamente, Bolsonaro había vuelto a descartar la posibilidad de implantar un confinamiento de la población a nivel nacional.

En un discurso en la ciudad de Chapecó, en el estado sureño de Santa Catarina, el mandatario admitió que podría hacerlo, “como quieren algunos”, pero negó rotundamente esa posibilidad.

“No habrá un “lockdown” (cierre) nacional”, aseguró mientras era recibido con aplausos.

“Las medidas de bloqueo constituyen un remedio amargo, pero son absolutamente necesarias en momentos de crisis y colapso del sistema de salud como el que actualmente vive el país, a fin de evitar más muertes”, indicó Fiocruz, dependiente del Ministerio de Salud, en un Boletín Extraordinario.

Los especialistas afirman que en las próximas semanas la nación podría atravesar un escenario más sombrío, con los hospitales colapsados, la vacunación avanzando a paso lento y el Gobierno de Bolsonaro rechazando la aplicación de una cuarentena, debido a sus impactos económicos negativos.

Uno de los estados más golpeados por la emergencia es San Pablo, que notificó ayer 1.389 muertes en un día, un aumento del 1,8% en el período, mientras que los casos fueron 22.794, es decir, alrededor del 85% del máximo histórico registrado en la última semana, con un crecimiento del 0,9% en la víspera, según informó el portal Terra.

En la ciudad más grande de América fueron habilitados colectivos escolares para cargar cuerpos y se están realizando entierros nocturnos para atender la demanda.

El país comenzó a vacunar a principios de enero, varias semanas después que Estados Unidos, gran parte de los países europeos e incluso que la Argentina y Chile.

A falta de orientaciones claras del Gobierno de Bolsonaro, los estados y ciudades se vieron librados a su suerte, enfrentando muchos contratiempos, fraudes e incluso la suspensión de la vacunación como ocurrió en Rio de Janeiro o Salvador, a falta de dosis.

Hasta la fecha, 20 millones (9,8% de la población) de personas recibieron la primera dosis y 5,8 millones (2,7% de la población), la segunda.

Comentarios

Comentarios

comentarios