Pitana: cumpleaños y buen debut en el Mundial

El día que sopló 39 velitas, el árbitro argentino tuvo un arranque soñado en la Copa; supo imponer su autoridad en el atractivo empate 1-1 entre Rusia y Corea.

“¡Es un placer poder dirigir un Mundial en el día de mi cumpleaños! Muchas gracias a todos por los saludos!” Con este mensaje en Twitter comenzó su día, justo el de su cumpleaños número 39. Lo terminó cerca de la noche, con una sonrisa enorme y la satisfacción del deber cumplido. El debut mundialista de Néstor Pitana fue impecable, si bien el partido no le presentó mayores complicaciones. Condujo con autoridad y firmeza el 1-1 entre Rusia y Corea del Sur , un encuentro de gran dinámica al que si bien le faltó justeza en el toque de la pelota, tuvo vértigo y resultó entretenido.

En este tipo de cotejos, la participación del árbitro es fundamental para asegurar que el ritmo de juego mantenga sus revoluciones. El juez argentino nacido en la ciudad misionera de Corpus, y que debutó en primera división en 2007, estuvo a la altura de las circunstancias, no se complicó con los fallos y amonestó con criterio. Se trata del decimoquinto argentino que dirige en una Copa del Mundo. Además, la tarea de los asistentes Hernán Maidana y Juan Pablo Belatti también merece ser destacada.

Se trató del último partido de la primera rueda y del segundo empate de esa etapa, tras el 0-0 de Irán y Nigeria. Este resultado deja a Bélgica con la posibilidad de acceder a los octavos de final si el domingo vence a Rusia, idéntica situación que la que tiene la Argentina con Irán. Con los rusos más volcados en ataque y los coreanos saliendo en rápidas réplicas, el 0-0 que dominó la mayor parte de los noventa minutos fue inadecuado. El partido fue un constante ida y vuelta en el que ambos equipos buscaron el gol, aunque sin ocasiones demasiado claras. Los dos tantos llegaron en sendos errores de los porteros, sobre todo el cometido por el ruso Igor Akinfeev en el coreano.

De esta manera, en el segundo tiempo, Lee Keunho, a los 23 minutos, abrió el marcador con un remate desde lejos que pareció de fácil resolución para Akinfeev. Sin embargo, el disparo venció sus manos en el error más grosero en lo que va del torneo. También falló, aunque con menos culpa, su colega Jung Sung-Ryong, cuando cinco minutos más tarde dio un rebote complicado y tras una serie de carambolas en el borde del área chica, Alexander Kerzhakov puso el empate para el conjunto dirigido por Fabio Capello.

Luego de los goles, los rusos estuvieron más cerca de la victoria, pero su falta de profundidad les impidió llegar al objetivo. Por su parte, los asiáticos mantuvieron el orden y se llevaron un buen punto, que incluso festejaron cuando Pitana hizo sonar el pitazo final. Partido redondo para los dos. Y, por supuesto, para el árbitro argentino.

Comentarios

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *