“Pueden volver” las medidas de fuerza docentes