Ritondo: “Tuvimos que comprar cinco mil candados porque las celdas estaban abiertas”