River recibió un duro cachetazo en Paraná y se quedó sin invicto