San Nicolás: ¿otro caso Chocobar?