Sara Carbonero recibió el alta y rompió el silencio

Apesar del hermetismo respecto a los motivos de su internación, Sara Carbonero recibió el alta médica este viernes y abandonó la Clínica Universidad de Navarra de Madrid acompañada de su esposo, Iker Casillas.

La periodista no atendió a los medios a la salida del centro médico, aunque sí los saludó con la mano y sonriente desde dentro del vehículo en el que se retiró junto a su pareja. Tras una semana de preocupación por su estado de salud, Carbonero hizo público esta tarde un mensaje tranquilizador a través de su cuenta de Instagram. “Ya en casa después de pasar la ‘ITV’ -siglas con las que se denomina en España a la revisión técnica de vehículos- con éxito”, escribió en sus historias junto a una imagen de un ramo de flores.

Carbonero se mostró asimismo reconfortada por el apoyo recibido a lo largo de estos días. “Muchísimas gracias a todos por los mensajes de cariño y los ánimos, y a mis médicos y enfermeras por todo lo que me han cuidado”, agregó.

La periodista también se mostró agradecida por volver a casa. “Pero siempre hay un tren que desemboca en Madrid”, expresó en otra publicación citando versos de Joaquín Sabina, quien hoy -como así lo recordó Carbonero- cumple 71 años. El posteo incluyó hashtags que reflejan, además, su estado anímico: “#libertaddivinotesoro”, “#díasbonitos”, “#seguimos”.

Tras haber evolucionado “favorablemente” de la intervención quirúrgica a la que fue sometida debido a una complicación de su estado de salud, según indica la prensa de su país, la periodista se recuperará a partir de ahora en su casa de La Finca, en la capital española, con la previsión de que se reincorpore al trabajo lo antes posible.

El diario Marca, para cuya radio trabaja la periodista, indicó que la previsión es que se reincorpore la próxima semana al programa de entrevistas que conduce.

La falta de información respecto a los motivos que originaron su ingreso en el centro médico contrastan con la transparencia con la que Carbonero abordó en mayo de 2019 la intervención que sufrió cuando le diagnosticaron un cáncer de ovario, por el que tuvo que someterse luego a un tratamiento de quimioterapia. (La Nación)

Comentarios

Comentarios

comentarios