Se olvidó los anteojos, fue a comprar una caja de té y volvió con una de preservativos