Se volvieron a perder puestos de trabajo en el sector privado: más de 118.000