Tras el debate en los EEUU, el Gobierno reivindicó su respaldo a Hillary Clinton